Partes de una rueda de auto: conoce las características esenciales y su importancia

partes de una rueda de auto

Informe Autofact

Informe Autofact

Verifique si un automóvil ha tenido accidentes y multas. Conozca su kilometraje, revisión técnica y todos sus antecedentes legales y mecánicos

Las ruedas de un automóvil

En el transcurso de la historia, a medida que la industria ha avanzado, los vehículos siempre han estado equipados con ruedas. En un principio, eran completamente de madera, pero rápidamente se introdujo el caucho, que dio forma al neumático.

A principios del siglo XX, las llantas de madera con neumáticos de caucho, similar a los que se utilizan hoy en día, eran visibles, pero con una tecnología mucho menos avanzada. Entre los años 30 y 40, las llantas empezaron a fabricarse con materiales ferrosos que con el tiempo evolucionaron a las llantas actuales hechas de hierro, aluminio o aleaciones, dependiendo del modelo.

La función principal de las ruedas, como su nombre lo indica, es rodar, es decir, girar en contacto con el camino para generar movimiento. Por lo tanto, el buen estado de las ruedas es fundamental para un desplazamiento adecuado.

En este artículo, hablaremos sobre la importancia de las ruedas, sus componentes, los cuidados necesarios y cuándo pueden presentar problemas que afecten el uso normal de un automóvil.

Los componentes de una rueda

Una rueda consta de dos componentes principales: la llanta y el neumático. Además, están asociados a ellos el sistema de frenos, los rodamientos y la suspensión, por ejemplo. Sin embargo, nos centraremos en las ruedas en sí.

Llanta

La rueda, también conocida como aro, es una pieza metálica, de aluminio u otra aleación, que se encuentra en el centro de la rueda. Su función principal es soportar el neumático y la presión de aire en su interior. Además, se asegura al automóvil mediante pernos de sujeción, que pueden ser 4, 5, 6 o más en cantidad.

Estos pernos tienen la tarea de mantener la rueda en su lugar. Si no están todos o están mal apretados, pueden ocasionar problemas en los rodamientos, el desgaste del neumático e incluso, lo más peligroso, que se salga una rueda mientras se está conduciendo.

Aunque muchos creen que su propósito es simplemente estético, también desempeña un papel estructural. Además, en términos de rendimiento, una llanta de hierro no será igual que una de aleación.

La primera es más resistente y duradera, pero también más pesada, lo que significa que el automóvil será más lento. Sin embargo, se corre menos riesgo de dañarla. En el caso de los vehículos todo terreno, se acostumbra utilizar llantas de hierro para prevenir problemas en la carretera.

Válvula de presión de aire

La válvula es la encargada de recibir el aire para inflar las ruedas. En el caso de neumáticos tubulares, es decir, sin cámara, la válvula se fija directamente a la llanta.

Es importante verificar que siempre tenga su tapa y que no haya escape de aire a través de su «pituto» central. Un poco de saliva ayudará a determinar si hay fugas de aire. Retire la tapa y aplique un poco de saliva en la válvula. Si aparecen burbujas, significa que se está perdiendo aire por allí.

  Luces del tablero del auto: guía para entender los símbolos y alertas del vehículo

En el caso de ruedas con cámara, la válvula forma parte de la cámara, pero los cuidados y usos son los mismos. Es fundamental prestar atención a la presión de aire de la rueda, ya que si está demasiado baja, la llanta, el neumático y la cámara podrían deslizarse entre sí, lo que podría ocasionar que la llanta atrape y dañe la válvula de aire de la cámara.

Contrapesos

Los contrapesos son pequeños elementos de plomo, similares a los utilizados en la pesca, que se fijan en diferentes partes de las llantas. Se aplican durante la alineación y el balanceo con el objetivo de lograr un giro suave y sin vibraciones.

Es importante revisar el neumático, que junto con la llanta, es de vital importancia en una rueda.

El neumático de un vehículo

Los neumáticos son principalmente fabricados de caucho, con algunos otros elementos adicionales, así como un conjunto de alambres internos que contribuyen a una mejor estructura del mismo.

Dependiendo del fabricante, los neumáticos pueden estar hechos de caucho natural y sintético; acero, nylon, sílice, poliéster e incluso petróleo, entre otros materiales.

En la actualidad, existen muchos tipos, tamaños y usos de neumáticos. Hay neumáticos para pavimento, para caminos de tierra, para el barro o mixtos. No obstante, los componentes básicos son los mismos y a continuación los detallaremos.

Las partes de un neumático

  • Lonas: Los neumáticos están compuestos por varias lonas que forman su estructura, permitiéndoles doblarse y actuar sin deformarse posteriormente. Cada lona contiene cables o alambres tejidos de fibras, recubiertos de caucho. Existe una lona principal llamada lona de carcasa, que completa el revestimiento interior del neumático y es fundamental para su solidez estructural.
  • Talones: Son una combinación de acero trenzado de alta resistencia y caucho, encargados de soportar el espacio entre el neumático y la llanta, donde se encuentra el aire a presión de la rueda.
  • Flanco o perfil: Es una zona de caucho muy grueso que va desde el talón hasta la banda de rodadura, actuando como una viga estructural. Su función es proporcionar estabilidad al neumático. En el perfil se puede encontrar la marca, dimensiones y otras información del neumático. Si se produce un pinchazo en esta zona, es crítico y se debe cambiar el neumático en lugar de repararlo.
  • Banda de rodadura: Es la parte del neumático que está en contacto con el pavimento. Es la parte que define el tipo de uso del neumático, ya que allí se encuentra el dibujo y las calugas, en caso de haberlas. Un neumático más liso es adecuado para la pista y uno más rugoso para el offroad, o al menos mixto. La banda de rodadura es responsable de la adherencia o tracción del neumático al camino y determinará las características y rendimiento del mismo.
  • Hombro: Es la esquina o borde que une la banda de rodadura y el perfil. Debe tener la suficiente solidez y estructura para soportar las dos partes que más intervienen en el movimiento y tracción de las ruedas: la banda y el perfil.
  Eliminar idioma en Duolingo: aprende cómo borrarlo fácilmente

Como mencionamos anteriormente, hay otras partes que, si bien no forman parte directamente de las ruedas, influyen en su funcionamiento, como:

  • Las rótulas
  • Los rodamientos
  • La homocinética
  • El sistema de amortiguación y suspensión
  • El sistema de frenos

Todos estos componentes requieren atención y mantenimiento preventivo o correctivo, en caso necesario. Dañar cualquiera de ellos podría afectar a corto plazo cualquier componente de las ruedas y/o del vehículo en general.

¿Cómo determinar si la rueda de un vehículo está demasiado desgastada?

Neumático

  • La profundidad del dibujo del neumático es inferior a 0,6 mm.
  • El neumático presenta quemaduras, las cuales se evidencian en forma de arrugas en la parte lateral donde se encuentra la marca y las medidas.
  • Existen protuberancias en la banda de rodadura o perfil que podrían ocasionar un estallido en algún momento.

Si al inflar el neumático este se desinfla, pero no tiene un pinchazo, es posible que exista alguno de los siguientes problemas:

  1. Problemas con la válvula.
  2. Suciedad entre la llanta y el neumático, o abolladura en la llanta.
  3. Otros problemas estructurales de la llanta.

Llanta

En cuanto a la llanta, los indicadores de falla son menos frecuentes y más limitados.

Por ejemplo, una llanta abollada o perforada puede afectar el funcionamiento de la rueda, ya que el neumático puede perder aire.

Si la llanta presenta alguna deformación, puede afectar a las rótulas, homocinéticas, rodamientos y masas, entre otros elementos.

Otras fallas cercanas a las ruedas del automóvil

Aunque no forman parte del sistema de dirección, los componentes relacionados con el funcionamiento de un vehículo pueden presentar fallas, algunas de las cuales pueden ser causadas por el mal estado de las ruedas.

  1. Fallas en las juntas homocinéticas
  2. Roturas en las rótulas
  3. Rodamientos en mal estado

¿Cómo puede beneficiarme el Informe Autofact en relación a las ruedas de un automóvil?

Si estás pensando en comprar un automóvil usado, siempre es recomendable obtener el Informe Autofact, ya que podrás obtener información valiosa tanto legal como comercial y incluso mecánica sobre el vehículo que deseas adquirir.

En cuanto a los aspectos mecánicos, nos gustaría destacar que existen ciertos signos que podrían indicar la presencia de problemas en el tren motriz del vehículo, más allá de las ruedas en sí.

Decimos «más allá de las ruedas» porque los neumáticos y las llantas pueden ser reemplazados; de hecho, los neumáticos suelen ser sustituidos cada 40 o 50 mil kilómetros, mientras que las llantas se cambian cuando presentan fallas, roturas o por razones estéticas.

  Cómo tener tu música personalizada en GTA V PS4 sin complicaciones

Inspección técnica

Si el vehículo ha sido rechazado en repetidas ocasiones durante la inspección técnica, esto podría indicar un problema sin resolver en su totalidad. Podría tratarse de algo relacionado con los frenos, las luces, la dirección o la documentación.

En el Historial de Inspección Técnica del Informe Autofact podrás ver si el vehículo ha aprobado o no las inspecciones técnicas a lo largo de su vida útil. Si ha sido rechazado en alguna ocasión, podrás averiguar el motivo.

Entre las siglas que aparecen en esta sección del Informe, como AL (alineación), FR (frenos), HO (holgura), SU (suspensión) y GI (radio de giro), podrían proporcionarte información sobre posibles problemas relacionados con las ruedas, el tren motriz o la dirección, entre otros aspectos.

En caso de que el auto haya sido rechazado por alguno de estos motivos, es importante preguntar al vendedor qué sucedió en esa ocasión.

Historial de kilometraje

El historial de kilometraje proporciona información sobre dos aspectos fundamentales: la cantidad de uso que ha tenido el auto y si ha estado inactivo durante períodos prolongados, lo que podría ser indicativo de un accidente.

Por lo general, un vehículo de uso diario recorre alrededor de 20,000 kilómetros al año. Si la cifra registrada en el informe es considerablemente mayor, es posible que haya habido un mayor desgaste en las ruedas del vehículo.

Por otro lado, si el kilometraje registrado es demasiado bajo, puede ser que el vehículo haya tenido poco uso o que haya estado inactivo debido a un accidente. Si esta información no aparece en el informe, es recomendable preguntar al propietario.

Historial de accidentes

En cuanto a los accidentes, es importante preguntar al propietario, ya que en ocasiones los choques menores no son denunciados y no aparecen en ningún registro. Sin embargo, los accidentes más serios, que incluyen denuncias, multas y otras sanciones, están reportados en nuestro informe Autofact, el cual recopila documentos oficiales relacionados.

En un accidente puede haber sufrido daños importantes alguna parte del tren motriz del vehículo, por lo que es importante averiguar qué reparaciones se han realizado como resultado de estos accidentes.

Subastas de vehículos accidentados

En caso de que alguien haya adquirido un automóvil en una subasta de vehículos accidentados, es recomendable abstenerse de comprarlo. Existe una alta probabilidad de que haya sufrido daños significativos y no haya sido reparado adecuadamente. A menos que se tenga pleno conocimiento sobre el estado del vehículo, es mejor retroceder.

Llamados a revisión por recalls

Aquí puedes verificar si se ha realizado alguna vez un llamado de atención por parte del fabricante, lo cual podría indicar algún defecto de fábrica en un grupo de vehículos. Es deseable que no reporte problemas ni con sus neumáticos ni con ninguna otra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio