Diferencias entre Forward, Futuros, Opciones y Swaps: Guía completa de contratos financieros

diferencias entre forward futuros opciones y swaps

Los contratos forward, futuros, opciones y swaps son los principales tipos de instrumentos derivados en el mercado. En este artículo, nos enfocaremos en entender y diferenciar cada uno de ellos.

¿Qué es un contrato forward?

Un contrato forward es un contrato derivado donde las partes acuerdan comprar o vender una cantidad específica de un activo en una fecha futura establecida a un precio predefinido.

A diferencia de los futuros, los forwards son contratos personalizados entre ambas partes y no se negocian en un mercado organizado, sino en mercados OTC (over-the-counter). Esto significa que el cliente tiene la libertad de determinar la fecha, el monto y las condiciones del contrato, siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo.

En un contrato forward, una de las partes se compromete a entregar una divisa en una fecha futura, mientras que la contraparte se compromete a proporcionar el monto equivalente en otra moneda. El tipo de cambio o paridad se establece en el momento de la suscripción del contrato.

¿Qué se acuerda en un contrato forward?

En un contrato forward, las partes acuerdan el precio al que se comprará o venderá el activo subyacente en el futuro, independientemente de su valor de mercado en ese momento. El contrato también especifica la cantidad del activo subyacente que se transará en la fecha de vencimiento.

Por lo tanto, en resumen, en un contrato forward se acuerda:

  • El precio de compra o venta del activo subyacente.
  • La cantidad del activo subyacente que se comprará o venderá.
  • La fecha de vencimiento del contrato, que es la fecha en la que se llevará a cabo la transacción.
  • Las obligaciones y responsabilidades de cada una de las partes.

Es importante destacar que un contrato forward no puede ser cancelado antes de su fecha de vencimiento y que ambas partes deben cumplir con sus obligaciones en la fecha acordada.

¿Qué tipo de activos pueden ser objeto de un contrato forward?

Los contratos forward pueden ser utilizados para comprar o vender una amplia gama de activos subyacentes. Algunos ejemplos frecuentes incluyen:

  • Productos básicos (materias primas) como petróleo, gas natural, oro, plata, trigo, maíz…
  • Monedas como el dólar estadounidense, el euro, el yen japonés, etc.
  • Índices bursátiles como el S&P 500, el Dow Jones, el NASDAQ, entre otros.
  • Acciones individuales de empresas.
  • Bonos y otros instrumentos financieros.

En general, cualquier activo que tenga un valor de mercado y que sea susceptible de ser comprado o vendido en el futuro puede ser objeto de un contrato forward. En términos generales, el uso de contratos forward puede ser una estrategia efectiva para gestionar el riesgo de precios y especular sobre la dirección futura del valor de los activos subyacentes.

¿Qué es un contrato de futuros?

Un contrato de futuros es un acuerdo entre dos partes para comprar o vender un activo en una fecha futura a un precio determinado. Estos contratos se negocian en mercados organizados, conocidos como mercados de futuros, y son utilizados por inversores y empresas para protegerse contra la volatilidad de los precios de los activos subyacentes.

El activo subyacente en un contrato de futuros puede ser cualquier cosa, desde materias primas como el petróleo, el oro y la soja, hasta índices bursátiles y divisas.

Los contratos de futuros se basan en la idea de que ambas partes acuerdan un precio futuro para un activo en particular y, por lo tanto, se protegen contra cualquier cambio en el precio más adelante.

  ¿Cuál es el mejor fondo de AFP? Comparativa de rentabilidades y perfiles de riesgo

¿En qué se diferencia un contrato de futuros de un contrato forward?

Aunque los contratos de futuros y los contratos forward comparten similitudes en muchos aspectos, existen algunas diferencias destacables entre ellos:

  • Estandarización: Los contratos de futuros se negocian en mercados organizados y regulados como el Chicago Mercantile Exchange (CME) y son estandarizados. Por otro lado, los contratos forward no están estandarizados y se negocian en mercados OTC (over-the-counter) fuera de los mercados organizados y no regulados.
  • Tamaño: Los futuros suelen tener un tamaño de contrato más grande en comparación con los contratos forward, lo que significa que el valor nominal de los contratos de futuros es mayor.
  • Liquidez: Debido a que los contratos de futuros se negocian en mercados organizados, generalmente poseen una mayor liquidez en comparación con los contratos forward. En resumen, será más fácil comprar o vender un contrato de futuros en cualquier momento.
  • Margen: En los contratos de futuros, ambas partes deben poner una garantía inicial (margen) para asegurar el cumplimiento del contrato. En cambio, en los contratos forward no se requiere este tipo de garantía.
  • Flexibilidad: Los contratos forward ofrecen mayor flexibilidad en términos de su estructura y condiciones. Las partes pueden personalizarlos para adaptarse a sus necesidades específicas, lo que los hace más adecuados para transacciones personalizadas y específicas.

¿Cómo se determina el precio en un contrato de futuros?

Al calcular el precio de un activo en el futuro, se deben considerar los intereses derivados del financiamiento diferido y los posibles rendimientos que el activo pueda generar hasta la fecha de vencimiento del contrato.

En otras palabras, el precio de un futuro sobre un título se basa en el precio actual del activo subyacente al momento de firmar el contrato, sumado a los intereses del financiamiento y restando los dividendos que el activo pueda generar hasta su venta.

¿Cuál es el papel de la cámara de compensación en los contratos de futuros?

La cámara de compensación desempeña un papel fundamental en los contratos de futuros al actuar como intermediario entre los compradores y vendedores de contratos, eliminando el riesgo de crédito entre las partes.

Al hacer una transacción de futuros, tanto el comprador como el vendedor depositan una garantía o margen en la cámara de compensación. Esto garantiza el cumplimiento de los términos acordados.

Además, la cámara de compensación establece los precios de liquidación diarios de los contratos y administra los fondos para asegurar que siempre haya dinero disponible para cubrir cualquier obligación que pueda surgir de cualquiera de las partes.

En caso de que una de las partes no pueda cumplir con los términos del contrato, la cámara de compensación asume la posición contraria y se hace responsable de la obligación incumplida del comprador o vendedor.

Gracias a la presencia de la cámara de compensación, los contratos futuros son confiables, lo que los convierte en una experiencia financiera rentable y altamente organizada.

Concepto de las opciones

Las opciones son instrumentos financieros derivados que se utilizan para comprar o vender otros activos sin la obligación de hacerlo.

Al igual que los futuros, las opciones se negocian en mercados regulados, como la bolsa. Sin embargo, la principal diferencia radica en que al emitir una opción, se genera un intercambio económico llamado prima de emisión, que el comprador paga al vendedor por adelantado.

  Estrategias Forex a corto plazo: Operar con éxito en el mercado financiero

Elementos de una opción

En el ámbito de las finanzas, una opción es un contrato entre dos partes que le otorga al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio preestablecido en una fecha futura específica.

Los elementos clave de una opción incluyen:

  • El precio de ejercicio o strike: el precio al cual el comprador puede comprar o vender el activo subyacente en el futuro.
  • La fecha de vencimiento: el momento en que expira la opción y el comprador debe ejercer su derecho.
  • El tipo de opción: puede ser una opción de compra o de venta, según el derecho que se otorga al comprador.
  • El precio de la opción o prima: el costo que el comprador paga para adquirir el derecho de comprar o vender el activo subyacente en el futuro.

A diferencia de los contratos forward o futuros, el comprador de una opción no está obligado a comprar o vender el activo subyacente en la fecha de vencimiento. Tiene la libertad de elegir si ejercer su derecho o no, basado en el precio de mercado del activo subyacente en ese momento.

Diferencia entre opción de compra y opción de venta

Cuando se opera con opciones, se puede elegir entre una opción de compra o una opción de venta. La diferencia principal radica en el derecho otorgado al comprador de la opción.

  • Una alternativa de adquisición (también conocida como opción de compra o call option) es un acuerdo que le da al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar un activo subyacente a un precio determinado (precio de ejercicio o strike price) en una fecha futura establecida.
  • En contraste, una alternativa de venta (también conocida como opción de venta o put option) es un acuerdo que le da al comprador el derecho opuesto a una opción de compra.

Para comprender mejor la opción de compra, el comprador espera que el precio del activo subyacente aumente por encima del precio de ejercicio, lo que le permitiría comprarlo a un precio más bajo y luego venderlo a un precio más alto para obtener ganancias.

Por otro lado, el comprador de la opción de venta espera que el precio del activo subyacente caiga por debajo del precio de ejercicio, lo que le permitiría beneficiarse de una situación inversa a la opción de compra.

¿Cómo se establece el precio de una opción?

El precio de una opción se determina utilizando una fórmula matemática compleja conocida como el «Modelo de Valoración de Opciones». El modelo más utilizado es el modelo Black-Scholes, desarrollado por Fischer Black y Myron Scholes en la década de 1970.

Específicamente, el modelo de Black-Scholes utiliza varios factores para determinar el precio de una opción, incluyendo:

  • El precio actual del activo subyacente.
  • El precio de ejercicio.
  • La volatilidad del activo subyacente.
  • El tiempo hasta la fecha de vencimiento.
  • La tasa de interés libre de riesgo.
  • El tipo de opción.

Al ingresar estos factores en el modelo de Black-Scholes, es posible calcular el precio teórico justo de la opción en un momento determinado. Sin embargo, debes tener en cuenta que el valor real de una opción puede diferir del precio teórico justo debido a factores como la oferta y la demanda en el mercado y la liquidez del contrato de opciones en sí.

¿Qué son los swaps?

Un swap es un contrato de intercambio de activos, también conocido como permuta financiera, mediante el cual dos empresas acuerdan intercambiar flujos de efectivo futuros de acuerdo con una fórmula preestablecida.

  VPN perpetuidad: ¿Qué es y cómo calcular el valor presente de una perpetuidad?

En términos generales, los swaps son contratos personalizados diseñados para satisfacer necesidades específicas de las partes involucradas. A diferencia de los contratos forward y de futuros, los swaps se negocian en mercados OTC no organizados.

Estos contratos incluyen información detallada sobre las monedas que serán intercambiadas, las tasas de interés aplicables, las fechas de intercambio y la fórmula utilizada. Los activos subyacentes más comunes en los swaps son los tipos de interés, divisas, materias primas e índices bursátiles.

El objetivo principal de un swap es permitir que las partes involucradas reduzcan el riesgo financiero asociado con sus actividades o inversiones, o bien obtener un beneficio financiero específico. A través de los swaps, las partes pueden intercambiar flujos de efectivo futuros basados en un activo subyacente sin la necesidad de comprar o vender ese activo en sí mismo. Esto ayuda a gestionar de manera más efectiva el riesgo de fluctuaciones en precios o tasas de interés.

En comparación con los contratos forward y de futuros, los swaps se destacan por su personalización y adaptabilidad a las necesidades específicas de las partes involucradas.

La principal distinción entre un swap y un contrato forward o un contrato de futuros radica en que un swap es un acuerdo personalizado entre dos partes para cambiar flujos de efectivo futuros basados en un activo subyacente, mientras que los contratos forward y de futuros son instrumentos estandarizados que se negocian en mercados organizados.

Otra diferencia importante es que los swaps no requieren el intercambio físico del activo subyacente, mientras que los contratos forward y de futuros sí lo hacen. Por ejemplo, en un contrato forward de oro, las partes acuerdan comprar y vender una cantidad específica de oro en una fecha futura a un precio acordado previamente. En cambio, en un swap de oro, las partes acuerdan intercambiar flujos de efectivo basados en el precio del oro, sin necesidad de adquirir o vender físicamente el oro.

¿Cuáles son las principales diferencias entre forwards, futuros, opciones y swaps?

Finalmente, hemos preparado una tabla comparativa que resume las diferencias más relevantes entre forwards, futuros, opciones y swaps en términos de flexibilidad, riesgo, costos y requisitos de margen:

  • Flexibilidad: Personalizado, flexibilidad limitada
  • Riesgo: Riesgo de contraparte, riesgo de precios del activo subyacente
  • Costos: Menores costos de transacción, mayor costo de oportunidad
  • Requisitos de margen: Sin requisitos de margen
  • Flexibilidad: Estandarizado, posibilidad de ajustes
  • Riesgo: Riesgo de contraparte, riesgo de precios del activo subyacente
  • Costos: Mayores costos de transacción, menor costo de oportunidad
  • Requisitos de margen: Requisitos de margen para apertura y mantenimiento
  • Flexibilidad: Flexibilidad en términos de elección de estrategia
  • Riesgo: Riesgo limitado al costo de la prima
  • Costos: Costos de prima y comisiones
  • Requisitos de margen: Pago de prima, pero sin requisitos de margen
  • Flexibilidad: Personalizado, flexibilidad en términos de estructura
  • Riesgo: Riesgo de contraparte, riesgo de fluctuación de tasas
  • Costos: Costos de transacción y financieros
  • Requisitos de margen: Sin requisitos de margen

Como se ha observado, los forwards, futuros, opciones y swaps comparten la característica de ser instrumentos derivados que dependen del valor de otro activo y que implica un intercambio de activos en una fecha futura predeterminada. Sin embargo, también presentan particularidades que los distinguen y los hacen únicos dentro del mercado de derivados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio