Tipos de ruedas de tracción y cuál elegir para tu vehículo

ruedas de traccion

Informe Autofact

¿Interesado en adquirir un vehículo usado? No tomes decisiones sin conocer su historial. Obtén un Informe Autofact de forma rápida y aclara todas tus dudas

¿Qué es la tracción en un automóvil?

En el ámbito de la industria automotriz, la tracción se define como el mecanismo mediante el cual se transmite la fuerza y el movimiento generados por el motor hacia las ruedas, permitiendo que el vehículo se desplace. Dependiendo de la configuración del auto, esta fuerza puede transmitirse a las ruedas delanteras, traseras o a todas al mismo tiempo.

¿Cuáles son los diferentes tipos de tracción?

Actualmente, el mercado automovilístico nos ofrece una amplia variedad de opciones. Los tipos de tracción más comunes son FWD, RWD, AWD y 4WD (o 4×4), y para evitar confusiones al comprar un vehículo, aquí te explicamos cada uno de ellos.

La tracción delantera (FWD), es el tipo más común y se refiere a la transmisión de la fuerza únicamente a las ruedas delanteras. En este sistema, el eje frontal es el encargado de mover, doblar y frenar el vehículo. Este sistema es preferido por muchas marcas debido a que reduce costos y simplifica el proceso de fabricación. Para el usuario, representa una opción confiable y segura para el uso diario, especialmente en entornos urbanos.

  Jugando a Pin y Pon en Chile: Todo lo que necesitas saber

La tracción trasera (RWD), por otro lado, consiste en enviar la potencia del motor al eje trasero. En este caso, el eje delantero no tiene la responsabilidad de propulsar el auto, ya que toda la potencia se transmite a las ruedas posteriores. Este sistema equilibra el vehículo, ya que distribuye mejor el peso al mover las piezas de transmisión hacia la parte posterior. La tracción trasera es ampliamente utilizada en automóviles de alto rendimiento y camionetas pick up, ya que proporciona una mayor potencia al empujar el vehículo desde la parte trasera con su propio peso, lo que le permite desenvolverse eficientemente en diferentes tipos de terreno. Sin embargo, una desventaja de este sistema es que el vehículo tiende a sobrevirar en curvas.

La tracción total, también conocida como AWD, es un sistema en el cual todas las ruedas reciben fuerza del motor. Esta distribución de potencia es controlada por un computador que decide en tiempo real qué porcentaje de potencia otorgar a cada rueda, dependiendo de las condiciones de adherencia al terreno y el estilo de conducción.

  Peajes Santiago Viña: Horarios, tarifas y cómo pagar sin TAG

Este sistema es especialmente útil en condiciones de carreteras cambiantes, ya que se adapta fácilmente a la ruta sin que el conductor tenga que intervenir. Sin embargo, como desventaja, este tipo de tracción tiende a consumir más combustible debido al mayor peso que agrega al motor al tener más componentes.

Por otro lado, la tracción a las 4 ruedas (4×4) o 4WD entrega potencia a todas las ruedas, pero a diferencia del AWD, es el conductor quien decide cuándo y cómo utilizar la tracción. Las opciones más comunes son:

  • 2H: Proporciona tracción a un eje del vehículo (2 ruedas) a una velocidad promedio. Normalmente utilizado en condiciones normales o en áreas urbanas.
  • 4H: Proporciona tracción a las 4 ruedas a una velocidad adecuada. Utilizado en terrenos de campo o resbaladizos, con una velocidad moderada a alta.
  • 4L: También proporciona tracción a las cuatro ruedas, pero en este caso a baja velocidad. Generalmente se utiliza cuando se requiere toda la potencia en situaciones difíciles, como subir una pendiente empinada o salir de un terreno embarrado.
  Todo lo que necesitas saber sobre Mi Pass: seguridad, preguntas frecuentes y conclusiones

Es importante destacar que el conductor debe tener conocimientos sobre el uso de estos sistemas, ya que un manejo incorrecto puede provocar fallas mecánicas graves.

¿Cuál es el sistema de tracción más adecuado?

No hay un sistema de tracción mejor que otro, ya que cada uno se adapta de manera diferente a las necesidades de cada conductor. Por lo tanto, es responsabilidad del conductor evaluar dónde y cómo va a utilizar su vehículo antes de comprarlo, para así elegir el sistema de tracción que mejor se ajuste a sus requerimientos.

Si estás interesado en comprar un auto usado de forma segura, en este enlace encontrarás consejos útiles.

También puede interesarte:

Multa por tener los frenos y dirección en mal estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio