Guía para comprar motor: consejos y recomendaciones de expertos

como comprar motor

Quizá algunos de nosotros no seamos expertos en mecánica, pero es nuestra responsabilidad adquirir conocimientos básicos de este campo, especialmente si estamos interesados en comprar un auto usado y deseamos inspeccionarlo y probarlo por nosotros mismos.

Cuando realices las revisiones, debes prestar atención al exterior, interior y, por supuesto, al motor del vehículo que nos está llamando la atención, o mejor dicho, nos está diciendo «llévame a casa». Especialmente en relación al motor, considera lo siguiente:

y solicita un Informe Autofact para obtener el historial más completo y actualizado.

Con el motor apagado

Observa detenidamente el motor y su entorno, examina las mangueras y correas. Presta atención a si hay rastros de líquidos, lo cual podría indicar una fuga. Idealmente, deberían estar secos, pero no completamente desgastados. A veces, con el tiempo y el uso, pueden estar un poco desgastados o quemados. Si las mangueras están rígidas y en mal estado, es recomendable reemplazarlas.

Desconfía de un motor que esté excesivamente limpio, ya que podría estar ocultando algo. Es mejor que el motor se vea usado, con algo de suciedad y polvo, pero en buen estado.

También pregunta al propietario si el vehículo siempre se encuentra en el mismo lugar donde lo estás inspeccionando. Si es así, observa debajo del automóvil si hay rastros de fugas.

Aprovecha para examinar el motor y todo el vehículo por debajo, presta atención a posibles fugas. En un automóvil antiguo es probable que encuentres alguna fuga pequeña, pero si son pequeñas, son manejables.

Verifica el nivel de aceite

Para revisar el nivel de aceite, con el motor frío, busca la varilla, sácala, límpiala y vuelve a introducirla. Después de unos segundos, sácala nuevamente y verifica el nivel utilizando las marcas de la varilla. Debe estar en el nivel máximo o lo más cercano posible.

  Activar y usar el minimapa en Minecraft: Guía completa

Un indicador del estado real del motor es revisar el aceite. Verifica que tenga un color entre café oscuro y negro, y que mantenga su viscosidad. Es similar al color de la Coca-Cola. Ten en cuenta que un aceite muy usado también será negro. Si compras un auto, es recomendable cambiar el aceite de inmediato, es mejor prevenir.

Observa el aceite, si tiene manchas grises, pueden ser residuos de metales del motor. Esto significa que el aceite está muy viejo y ha perdido viscosidad, lo que genera desgaste al rozar las piezas que deberían estar bien lubricadas.

Si el color del aceite es lechoso, como un capuchino, significa que se ha mezclado agua o líquido refrigerante con el aceite. Si eso ocurre, debes asumir que tendrás que reparar el motor o buscar otro auto.

Más de 30 mil personas confían en Autofact. Transfiere fácil, rápido y seguro.

Con el motor encendido

Después de revisar los puntos anteriores, enciende el motor tú mismo. Es fundamental que el auto arranque de inmediato y que el motor de arranque no requiera demasiadas vueltas. Si eso sucede, puede haber problemas en el motor, en la batería, en las bujías o en la distribución del tiempo del motor.

Una vez encendido, si percibes ruidos extraños o notas una vibración excesiva en el auto, claramente el motor tiene problemas. Estos problemas pueden ser fallas en el interior del motor, como en el árbol de levas o las válvulas, o en el sistema de carburación o inyección, o incluso en otro componente fundamental para el funcionamiento del motor.

  Jugando a Pin y Pon en Chile: Todo lo que necesitas saber

Después de unos minutos, presta atención a tres cosas:

  • Que el ralentí se mantenga estable y normal.
  • Que la temperatura en el indicador no suba demasiado rápido. En general, un auto en buenas condiciones alcanza aproximadamente la mitad de la escala, quizás un poco más entre las marcaciones C y H.
  • Que el humo del escape sea saludable.

Si el ralentí no es estable, los problemas pueden ser diversos, desde falta de mantenimiento o limpieza de algún componente en la admisión, hasta problemas más graves en los pistones, bielas y cigüeñal.

En caso de que la temperatura aumente rápidamente, es recomendable considerar la opción de buscar otro automóvil o asumir que será necesario realizar un ajuste en el motor. Esto se debe a que si el vehículo está experimentando problemas de temperatura, es probable que ya haya sufrido algún calentamiento y los pistones, bielas y cilindros se estén desgastando gradualmente debido a un rozamiento inadecuado.

En el mejor de los escenarios, podría tratarse de una perforación en el radiador, problemas con la tapa o con el termostato. Si experimentas problemas de temperatura, lo mejor es no preocuparse demasiado y buscar otro automóvil.

En cuanto al humo, hay varios aspectos a considerar. En primer lugar, dependiendo de dónde vivas y la estación del año, puede haber agua o exceso de humedad cerca de la salida del tubo de escape. Si es así, al encender el automóvil puede salir vapor de agua debido a la evaporación. Esto no representa un problema siempre y cuando dure solo uno o dos minutos, ya que se trata del agua residual que no afecta ni ha afectado el funcionamiento del motor.

  Factibilidad GTD: Cobertura de fibra óptica y ciudades con servicio

Si el humo es negro, existen problemas en el sistema de admisión, carburación o escape. Si es en cantidades pequeñas, puede ser reparable, pero si es en grandes cantidades, el daño puede ser significativo. Si el humo es azul, indica que se está quemando aceite, lo cual es un mal presagio. Además, si el humo es blanco y denso, también es motivo de preocupación, ya que puede indicar la presencia de agua proveniente del sistema de refrigeración.

Informe Autofact

¿Interesado en adquirir un automóvil usado? Verifica su historial con el Informe Autofact.

Si tienes dudas, es mejor buscar una opinión de un profesional

En todos los casos mencionados anteriormente, se recomienda descartar la opción de comprar ese vehículo usado. Sin embargo, si por alguna razón deseas adquirir el automóvil porque te gusta mucho, es aconsejable recibir asesoramiento de un mecánico. Idealmente, acompáñalo para que pueda revisarlo contigo, aunque es probable que te cobre por este servicio.

El mecánico podrá determinar la magnitud del daño y proporcionar una estimación aproximada del costo de reparación, lo cual puede servir como base para negociar el precio del vehículo si aún estás decidido a comprarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio