Consejos para conducir en caminos de calamina: prepara tu vehículo y elige la técnica adecuada

calamina camino

Informe Autofact

¿Deseas adquirir un todoterreno? Consulta sus antecedentes AQUÍ

Conducción en terrenos inestables

Hace varios años, después de una sesión de entrenamiento con Carlo De Gavardo en las alturas de El Salvador, en pleno desierto de Atacama, muchos le preguntaron sobre la velocidad que alcanzaba y los récords que batía cada vez que se preparaba para el Paris Dakar. Sin embargo, para sorpresa de todos, De Gavardo interrumpió y afirmó: «Conducir rápido es fácil, lo difícil es conducir bien y despacio».

¿Por qué habrá dicho eso? Porque cambiar de marcha, la sincronización de los cambios y la maniobrabilidad se ponen a prueba cuando se conduce despacio por un camino agrietado o lleno de obstáculos, más que cuando se pasan los cambios sin dificultades en una autopista de alta velocidad.

Frente a esta realidad, lo primero que debes tener claro al conducir en circunstancias y condiciones diferentes, es precisamente eso, que cada camino es distinto y, por lo tanto, requiere un estilo de conducción propio.

Prepara tu vehículo para cualquier tipo de terreno

Si planeas adentrarte en caminos difíciles como barro, nieve o arena, es probable que estés solo o con poca compañía que pueda ayudarte. Por eso, trata de tener en tu vehículo lo siguiente:

  1. Intenta siempre ir acompañado por otro vehículo.
  2. Si estás en el desierto o la montaña, tener 5 o 10 litros de combustible puede salvarte en caso de que te hayas alejado demasiado o te hayas perdido por un momento. Incluso, si tuviste que usar el 4×4 más de lo planeado, es probable que hayas consumido más combustible de lo habitual.
  3. Un cargador de batería. Durante un picnic o un camping, seguramente quieras escuchar música desde tu auto. Intenta siempre dejar el contacto en la posición ACC y no en ON. En ACC, corres el riesgo de descargar la batería; en ON, la descarga podría ser aún peor y dañar el alternador u otros componentes electrónicos. Si no tienes un cargador, al menos trata de tener un cable para pasar corriente entre las baterías de dos autos.
  4. Rueda de repuesto, llave para cambiarla y un gato en buen estado. También es recomendable contar con una tabla para apoyar el gato en la arena o el barro sin que se hunda en el terreno al levantar el vehículo.
  5. Un compresor de aire y un medidor. Los necesitarás para inflar las ruedas después de circular por ciertos terrenos.
  6. Agua para las personas y líquido refrigerante para el vehículo.
  7. Kit básico de emergencia y herramientas.
  8. Una pala y cadenas para la nieve en caso de que vayas a lugares de ese tipo.
  Cómo cambiar la contraseña del router Movistar y WiFi en simples pasos

¿Por qué la presión del aire afecta la tracción de tu vehículo?

En alguna ocasión has presenciado cómo un sólido Jeep todoterreno queda enterrado en la playa o el campo, luchando por salir mientras sus dueños pisotean el acelerador sin control. Sin embargo, esto es un error grave. Además de gastar energía y estresarte, estás sobrecalentando tu vehículo y desperdiciando combustible.

Explicando de manera sencilla, en física, la presión ejercida por un cuerpo sobre otro está determinada en gran medida por la superficie de contacto entre ambos cuerpos. Cuanto mayor sea la superficie de contacto, menor será la presión ejercida. Por lo tanto, al desinflar tus neumáticos, aumentas la superficie de contacto con el suelo, lo que resulta en una menor presión y evita hundirse en la arena o el barro.

  Teclado chino para celular: cómo cambiar la configuración de idioma y su importancia

Este principio es el mismo que se aplica a los esquís en la nieve, que son mucho más largos que tus zapatos, o las raquetas de los esquimales. El aumento de la superficie de contacto con la nieve evita que se entierren.

Por el contrario, si conduces con neumáticos inflados para carretera a 30 o 40 libras, la superficie de contacto es mínima y el aire los vuelve más rígidos, convirtiendo literalmente los neumáticos en palas si intentan salir de un lugar hundido. Incluso si tienes un Jeep con motor V8 y tracción en las cuatro ruedas, si llevas 40 libras en los neumáticos, es posible que no te hundas, pero el motor trabajará más para superar los obstáculos.

Desinfla tus neumáticos y verifica su presión. Desinflar los neumáticos en terrenos difíciles no aumenta el riesgo de pinchazos, sino que ayuda a que tu vehículo sufra menos daños.

Presión de aire recomendada para los neumáticos:

  • Para carretera, se recomienda un mínimo de 25 libras.
  • Para caminos de tierra, entre 18 y 25 libras.
  • Para arena, barro o nieve, 10 libras o menos.

Cada terreno requiere una técnica adecuada

Como mencionamos anteriormente, los cambios de marcha, la sincronización y la maniobrabilidad pueden ser significativamente diferentes en terrenos complicados. Por lo tanto, es importante prestar especial atención a los siguientes factores al transitar por estos senderos:

Presión de aire: En primer lugar, debes saber que cualquier terreno que no sea asfalto requiere una presión de aire menor en los neumáticos. Esto es una regla básica, y no hay potencia, torque o neumáticos grandes que sean más efectivos que reducir la presión de aire en tus ruedas. Además de enfrentar mejor las maniobras, también estarás reduciendo el estrés en el embrague, la caja de cambios y el motor.

  Las motos y la carga: qué debes considerar al transportarla de manera segura

Curvas: Es recomendable evitar hacer curvas muy cerradas en terrenos como arena, barro o nieve, especialmente a alta velocidad, ya que aumenta el riesgo de desmontar los neumáticos. Es mejor tomar las curvas de manera tranquila y amplia, dentro de los límites de maniobrabilidad.

Estabilidad del terreno: Si tienes poca experiencia conduciendo en arena, hay dos consejos útiles. En primer lugar, es mejor circular por la mañana temprano, cuando la arena está menos blanda y es más fácil desplazarse. Si te encuentras subiendo una duna o una colina y te quedas atascado, nunca dejes que el vehículo baje en punto muerto. Lo ideal es retroceder mientras mantienes el vehículo enganchado, siempre en línea recta hacia atrás.

Uso de los frenos: Evita frenar bruscamente en terrenos como arena, nieve o barro. En arena te enterrarás, en nieve tendrás un deslizamiento y en barro puedes deslizarte o atascarte. Los movimientos en terrenos difíciles deben ser suaves y controlados. Es recomendable mantener una presión baja en los neumáticos y, idealmente, utilizar un buen vehículo 4×4.

Conducción en lluvia: Cuando manejes en un camino pavimentado bajo la lluvia, evita pisar el freno en medio de una curva. Esto puede provocar un derrape peligroso.

Cuidado del vehículo: La emoción de conducir fuera de las vías tradicionales debe ir acompañada de respeto por la naturaleza, por los ocupantes del vehículo y por el propio vehículo. No maltrates tu vehículo, recuerda que debe llevarte de vuelta a casa de manera segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio