Tasa de interés simple: ¿Qué es y cómo se calcula?

tasa de interes simple

Si has solicitado financiamiento o algún producto financiero, es probable que ya estés familiarizado con los conceptos de interés simple y interés compuesto.

A pesar de que estos conceptos pueden parecer complejos, son ampliamente utilizados en diferentes contextos. En este artículo, vamos a profundizar en su definición y analizar las principales diferencias entre ellos, así como sus características y ejemplos, para que no te quede ninguna duda al respecto.

¿Qué es el interés y qué tipos de intereses existen?

Antes de adentrarnos en estos conceptos, es importante comprender la definición de interés. En términos simples, el interés se refiere al costo de la deuda. Es el porcentaje o precio adicional que se debe pagar al adquirir un préstamo al finalizar el plazo acordado.

Existen dos tipos de intereses basados en este concepto: el interés fijo, que se mantiene constante a lo largo del tiempo, sin importar otros factores, y el interés variable, que cambia de acuerdo a ciertos factores.

Además, el interés también se utiliza como un indicador para medir la rentabilidad de ahorros e inversiones. A partir de esta definición, surgen los términos de interés simple e interés compuesto.

¿Qué es el interés simple?

En términos generales, el interés simple se denomina así porque solo se aplica al capital original o al monto invertido inicialmente.

De esta manera, no se produce ninguna modificación, sino que permanece invariable en el tiempo, sin importar las ganancias generadas durante ese periodo o en periodos sucesivos.

En otras palabras, el interés simple se calcula sobre el capital inicial en cada periodo considerado, mientras que el interés compuesto va sumando los intereses al capital para generar nuevos intereses.

¿Cuáles son los componentes del interés simple?

El interés simple está compuesto por varios elementos financieros particulares, como:

  • El capital inicial
  • El interés aplicado al capital
  • El tiempo o período en el que se debe cumplir con el interés
  • Y, por último, el interés pagado

Cada uno de estos puntos actúa como variable en el cálculo del interés simple, que se explicará más adelante.

¿Qué es la tasa de interés simple?

Consideramos que la tasa de interés es simple cuando los intereses que se obtienen al vencimiento no se suman al capital para generar nuevos intereses. Por lo tanto, el interés simple siempre se calcula sobre nuestro capital inicial.

En retrospectiva, los intereses obtenidos no se reinvierten en el siguiente periodo. En consecuencia, podemos concluir que el interés resultante en cada periodo es el mismo o coincide con el que se planteó en relación al capital inicial.

¿Qué es el interés compuesto?

En contraste con el interés simple, el interés compuesto no solo se suma al capital inicial, sino que también se acumula periódicamente.

  Descubre qué son los fondos feeder y sus ventajas y desventajas

Además, sirve como base para generar nuevos intereses, lo que resulta en un porcentaje muy diferente.

Esto significa que se genera valor no solo sobre el capital inicial, sino que los intereses previamente establecidos también generarán nuevos intereses.

¿Qué componentes conforman el interés compuesto?

El interés compuesto se estructura alrededor de varios elementos que permiten su cálculo. Estos son:

  • El capital final o valor futuro.
  • El capital inicial o valor presente.
  • Los intereses.
  • El tiempo o período de inversión, que puede expresarse en días, meses o años según se prefiera.

¿Qué es la tasa de interés compuesto?

En el interés compuesto, los intereses obtenidos en cada período se suman al capital inicial, lo que genera nuevos intereses. A diferencia del interés simple, no se pagan los intereses al vencimiento, sino que se acumulan al capital.

Por lo tanto, el capital crece al final de cada período y el interés calculado sobre un capital mayor también aumenta.

Características del interés simple y del interés compuesto

  • El capital inicial no se altera, permaneciendo constante durante toda la operación.
  • El interés no cambia, siendo el mismo para cada período de la operación.
  • La tasa de interés se aplica sobre el capital invertido o capital inicial.

Todas estas características resumen perfectamente tanto el concepto de interés simple como la tasa de interés simple.

  • El capital inicial aumenta en cada período, ya que los intereses se acumulan al final del mismo.
  • La tasa de interés se aplica sobre el capital, que varía.
  • Los intereses aumentarán progresivamente en el futuro.

¿Cómo se calculan el interés simple y compuesto?

El cálculo del interés simple y compuesto permite determinar el índice de rentabilidad en ahorros e inversiones. Contrariamente a lo que muchas personas piensan, la operación matemática a realizar es sencilla, pero debe realizarse con precisión.

Tomando en consideración los elementos del interés simple y el interés compuesto, ya explicados en párrafos anteriores, se pueden construir fórmulas según el contexto.

Fórmula y ejemplo para calcular el interés simple

A continuación, vamos a ver la fórmula del interés simple y sus componentes:

  • VF = Valor Futuro;
  • VA = Valor Actual;
  • i = Tasa de interés;
  • n = Periodo de tiempo;

También es posible obtener el resultado del interés producido, específicamente, sobre un capital:

  • C = Monto inicial;
  • I = Tasa de interés;
  • n = Período de tiempo en días, años o meses.

Por ejemplo, si deseamos calcular el interés simple generado por un monto inicial de 30.000 pesos invertido durante 5 años a una tasa de interés del 8% anual, la fórmula sería la siguiente:

¿Cuál es la fórmula del interés compuesto?

  • VF = Valor Futuro;
  • VA = Valor Actual;
  • i = Tasa de interés;
  • n = Período de tiempo.
  Pagar Tarjeta Corona: Beneficios, requisitos y opciones de pago en línea

Por ejemplo, si tienes un crédito de $1.000.000 con una tasa de interés mensual del 1%, después del primer mes se generaría un interés de $10.000 (1.000.000 * 0.01), que se suma al capital inicial, resultando en $1.010.000.

En el segundo mes, el interés se calcula sobre $1.010.000, lo que resulta en un interés de $10.100 (1.020.000 * 0,01). Esta cantidad se suma al saldo anterior de $1.010.000, y así sucesivamente.

Es importante pagar la totalidad del interés causado cada mes para evitar que se acumule. En caso de no pagar nada o pagar parcialmente, los intereses no pagados se acumularán.

Diferencias principales entre interés simple e interés compuesto

Las principales diferencias entre el interés simple y el interés compuesto son:

  • En el interés simple, el monto inicial se mantiene constante durante toda la operación, mientras que en el interés compuesto, el monto inicial varía en cada período.
  • En el interés simple, el interés es constante, mientras que en el interés compuesto, el interés varía en cada período.

De hecho, la principal distinción radica en si los intereses generados se reinvierten o no de forma periódica.

En el caso del interés compuesto, se reinvierten los intereses, lo que lleva a obtener beneficios cada vez mayores. Por otro lado, con el interés simple, no se reinvierten los intereses y siempre se obtiene la misma cantidad de ganancia.

Ejemplos

A continuación, se presentará un ejemplo con una tasa de interés simple y una tasa de interés compuesto iguales:

Interés

Simple

Interés

Compuesto

Período

Capital

Interés

Acumulado

Capital

Interés

Acumulado

Diferencia de intereses

1 año

100,00

10,00

10,00

110,00

10,00

10,00

0,00

2 años

100,00

10,00

20,00

121,00

11,00

21,00

1,00

3 años

100,00

10,00

30,00

133,10

12,10

33,10

3,10

4 años

100,00

10,00

40,00

146,41

13,31

46,41

6,41

5 años

100,00

10,00

50,00

161,05

14,64

61,05

11,05

Como se puede observar, con la tasa de interés simple se obtiene siempre la misma cantidad de intereses, mientras que con el interés compuesto se va acumulando el interés y se logra aumentar las ganancias.

Ejemplo 2: Interés compuesto

Supongamos que se tiene un crédito de $1.000.000 con un interés del 1% mensual. Al cabo del primer mes, se genera un interés de $10.000 (1.000.000 * 0,01), lo cual se suma al capital inicial, dejándolo en $1.010.000.

Posteriormente, en el segundo mes, el interés se calcula sobre los $1.010.000, generando un interés de $10.100 (1.020.000 * 0,01), el cual se acumula al saldo anterior de $1.010.000, resultando en un capital de $1.020.100, y así sucesivamente.

Para evitar la acumulación del interés, es importante pagar la totalidad de los intereses causados cada mes. En caso de no hacerlo o realizar un pago parcial, el valor de los intereses impagos se capitalizará.

Cálculo de interés simple mensual o anual

La calculadora brinda la opción de calcular el interés de forma mensual para obtener el monto a pagar cada mes, o de forma anual para saber el total a pagar en un año. Al solicitar un préstamo personal, es necesario conocer el TIN* proporcionado por los bancos, el cual debe ser ingresado en la calculadora para determinar el costo del préstamo (excluyendo otras comisiones).

Las entidades financieras, como los bancos que ofrecen créditos rápidos, generalmente no aplican comisiones adicionales por apertura o gestión. La calculadora de interés simple permite realizar este cálculo de manera precisa.

Tipo de Interés Nominal (TIN)

El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el tipo utilizado por los bancos y debe estar especificado en los contratos de depósitos, créditos, préstamos e hipotecas. Este indica el pago o cobro de intereses.

En el caso de los depósitos, el TIN aparece como un porcentaje fijo acordado por el dinero depositado en la entidad financiera o banco, lo cual indica el porcentaje que el cliente recibe en concepto de intereses sobre el capital depositado.

Tasa Anual Equivalente (TAE)

La Tasa Anual Equivalente (TAE) incluye el tipo de interés nominal y también considera el plazo de la operación y las comisiones que cobran los bancos. Es un indicador amplio y confiable que permite a los clientes comparar las rentabilidades de los depósitos, por ejemplo, para saber cuánto ganarían en un depósito a 1 año.

Utilidad del TIN y el TAE

  • Utilidad del TIN: El TIN es un indicador informativo, ya que no proporciona al cliente bancario todos los datos necesarios para tomar una decisión completa, como las comisiones, los plazos, entre otros. Su utilidad se limita a brindar información general sobre un depósito o un crédito.
  • Utilidad de la TAE: La TAE es muy útil en la comparación de ofertas, ya que permite a los consumidores evaluar las condiciones de los depósitos ofrecidos por su banco y así comparar distintas opciones.

En algunos países, como España, las entidades financieras están obligadas a informar sobre la TAE en sus operaciones pasivas relacionadas con productos financieros de ahorro, así como en operaciones activas como créditos o préstamos. Esto permite que los clientes puedan calcular la TAE del depósito y evitar confusiones con la tasa de interés nominal.

Si tienes alguna pregunta sobre el interés simple o compuesto, no dudes en preguntarnos. Estaremos encantados de ayudarte.

  Copy Trading: Guía completa para invertir con éxito en mercados financieros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio