Consejos para negociar el precio de un auto usado: Precio conversable y estrategias eficaces

precio conversable

Regateando el precio de un automóvil: ¿Cuál es el último costo?

Cuando estamos en la búsqueda de un automóvil usado, existen tres lugares donde podemos encontrarlos: concesionarias y locales de compraventa de vehículos usados y seminuevos, subastas y comprando directamente a particulares que venden sus automóviles, ya sea por necesidad de dinero o por renovación del vehículo.

En este último caso, es el único lugar donde se puede regatear el precio del automóvil, por eso en muchas publicaciones se menciona la frase «precio conversable». Esto indica que el vendedor está dispuesto a negociar el precio del vehículo.

En las subastas, no se permite el regateo, ya que los compradores compiten por pagar más por un vehículo u otro bien. En los locales de compraventa, el precio puede ser establecido por un dueño que no está relacionado con el local, y es poco probable que dicho precio sea negociable, considerando que el local cobra una comisión por las ventas realizadas.

En este escenario, como mencionamos anteriormente, la única oportunidad real y directa de regatear o negociar el precio de un automóvil usado es tratando directamente con su dueño.

Informe Autofact

¿Estás buscando un automóvil usado? Primero investiga todos sus antecedentes con el Informe Autofact

Consejos para negociar el precio de un automóvil usado

Lo más importante es saber cuándo y cómo negociar el precio de un automóvil usado. Para lograrlo, es esencial contar con suficiente información para poder evaluar el vehículo y determinar si es posible obtener un descuento en el precio.

Si finalmente compras un vehículo a un particular, recuerda que aún puedes hacer el cambio de titularidad del automóvil con la Transferencia Digital de Autofact, lo que te ahorrará varias horas de trámites burocráticos.

Dicho lo anterior y considerando que la habilidad de regatear es casi una forma de arte, a continuación te presentamos algunos consejos para ahorrar dinero…

1.- Familiarízate con el modelo que estás buscando

En primer lugar, es importante que sepas exactamente qué tipo de automóvil necesitas y por qué; luego, busca asesoramiento e investiga para descubrir qué modelos y marcas se ajustan a tus necesidades y presupuesto.

Una vez que hayas hecho eso, es recomendable que te familiarices bien con las ventajas y desventajas del modelo que estás buscando; si es necesario, consulta con alguien que haya tenido un modelo similar. El objetivo es comprar lo que mejor se adapte a tus necesidades vehiculares.

2.- Cotiza otros modelos del mismo año y características similares

Si ya sabes qué vehículo estás buscando, entonces compara y busca todas las alternativas disponibles, esto te dará una idea de cómo está el mercado en el momento en que estás buscando.

Al mismo tiempo, puedes revisar el Informe de Precios de Autofact, el cual te proporcionará una referencia más precisa en cuanto a precios, versiones, modelos y años.

  • Consejo: Si no cotizas ni conoces el precio de un automóvil, podrían ofrecerte un valor inflado y, aunque regatees, terminarías pagando más que el precio de mercado.

3.- Investiga una marca desconocida antes de tomar una decisión

Es importante conocer si la marca de vehículo que estás buscando tiene reputación por fabricar automóviles de calidad, o si es conocida por producir productos de baja calidad.

Es fundamental adquirir siempre vehículos de buenas marcas, en general, las marcas tradicionales son las más destacadas y confiables. Algunas de las marcas recomendables son Toyota, Nissan, Chevrolet, Fiat y Volkswagen, entre otras.

Si eliges una marca de calidad, confiable pero no de lujo, su depreciación debería ser más lenta y tendrás la posibilidad de venderlo en el futuro.

  • Consejo: Si el automóvil es escaso en el mercado, aunque sea de buena calidad, puede ser difícil de vender. En esta situación, puedes utilizar esto a tu favor al informar al vendedor que encontrar otro comprador interesado no será sencillo, lo que podría resultar en una reducción del precio.

4.- Mantén la calma

Imaginemos que estás muy interesado en un automóvil usado, como por ejemplo un Nissan Kicks. Quizás ya tienes conocimiento sobre su reputación, características y precios en el mercado, sin embargo, si demuestras demasiado entusiasmo, no podrás negociar de manera efectiva.

El vendedor se dará cuenta de tu actitud y, como es fácil vender un vehículo Nissan, no aceptará tu oferta y esperará a venderlo al precio anunciado.

  • Consejo: Nunca caigas en las tácticas de los vendedores, ni muestres ansiedad o presión. Con mayor tranquilidad y mostrando casi indiferencia, te resultará más sencillo negociar.

5.- Evita hablar demasiado

Este punto está relacionado con mantener la calma, pero es importante mencionarlo aparte. Si hablas demasiado y revelas tus planes y propósitos con el automóvil que estás probando, el vendedor percibirá tus intenciones.

Habla únicamente lo necesario y realiza las preguntas pertinentes. Aunque te guste el automóvil, busca algún defecto evidente y a veces es conveniente mencionar: «Parece un poco caro para su estado…»

  • Consejo: Si eres muy hablador y entusiasta, probablemente el regateo será un fracaso, a menos que el propietario esté ansioso por vender el vehículo.

6.- ¿Cuál es el precio final?

Después de inspeccionar todo el automóvil, guardar comentarios que puedan perjudicarte y realizar una prueba de manejo, es momento de hacer la pregunta: «¿Cuál es el precio final?»

  1. Es posible que te respondan con otra pregunta: «¿Cuánto me ofreces?»
  2. Podrías decir: «La verdad es que ya me reduje, ya que lo tenías a un precio más alto, así que no me bajo más».
  3. Otra opción, a veces evidente, es que si un vehículo aparece publicado por $7.300.000, es posible que el propietario esté dispuesto a rebajar esos $300.000

En los dos primeros casos, considera todo lo que te hemos mencionado para hacer una contraoferta adecuada y además:

  • Evalúa posibles reparaciones o mejoras necesarias para el automóvil.
  • Toma en cuenta los costos de transferencia y el permiso de circulación anual.
  • Decide si estás de acuerdo o no con el valor establecido por el propietario.

En el último caso, aunque parezca obvio que alguien esté dispuesto a bajar de $7.300.000 a $7.000.000, aún así evalúa cuánto tendrías que invertir en mejoras para el vehículo; tal vez sería mejor ofrecer $6.500.000, por ejemplo.

A veces hay un vehículo en buen estado, pero requiere ciertos mantenimientos, como cambio de homocinéticas, aceite o pastillas de freno, por ejemplo. Si una persona no está dispuesta a rebajar $300.000, puedes pedirle que realice estos mantenimientos antes de la compra, para que no tengas que hacer nada después de haberlo adquirido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio