Leaseback: ¿Qué es y cómo funciona este tipo de transacción?

leaseback que es

El leaseback es una herramienta de financiamiento altamente beneficiosa para las empresas, ya que les permite convertir un activo fijo (como inmuebles o vehículos) en liquidez inmediata. Si tienes una empresa y estás interesado en obtener financiamiento a través del leaseback, pero aún no sabes cómo utilizarlo, en este artículo explicaremos qué es y cómo funciona el leaseback de activos.

¿Qué es y cómo funciona el leaseback de activos?

El leaseback es una alternativa excelente para empresas que poseen muchos activos fijos pero poco capital. Se trata de un tipo de leasing. El leaseback es un contrato financiero que las empresas utilizan para obtener liquidez a partir de sus activos fijos. En la práctica, una institución financiera adquiere los activos de una empresa y luego los arrienda a la misma empresa durante un período determinado.

En otras palabras, el leaseback es una transacción comercial que se utiliza para vender un activo y luego arrendarlo al mismo vendedor. Con este método, se realiza una especie de venta con arrendamiento retroactivo que permite obtener recursos financieros inmediatos para el vendedor-arrendatario.

¿Cómo funciona el leaseback de activos?

El leaseback es una alternativa de financiamiento utilizada principalmente por las empresas cuando necesitan obtener liquidez de manera inmediata. Es por eso que esta modalidad ofrece la posibilidad de convertir los activos fijos (como inmuebles, maquinaria o vehículos) en capital de trabajo.

  Cuánto ganar para comprar una casa: requisitos, tasación y crédito hipotecario

El funcionamiento del leaseback es sencillo: el interesado (empresa) debe acudir a un banco o institución financiera privada que ofrezca el servicio de leaseback y ofrecer su bien o activo como garantía. Para que el proceso sea exitoso, se debe realizar un estudio y tasación del activo, evaluando su estado actual y considerando la expectativa de depreciación. De esta manera, se llega a un acuerdo con el banco sobre el precio de venta correspondiente al activo.

Como el interesado (empresa) necesita seguir utilizando el activo en su actividad comercial, el banco o institución financiera lo arrienda mediante un contrato a plazo fijo, que generalmente puede ser de 12 a 72 meses.

Al finalizar este período de arriendo, hay una opción de compra disponible, mediante la cual el activo vuelve a ser propiedad de la empresa. Es decir, como vendedor del activo, obtienes una fuente de liquidez y al mismo tiempo aseguras la recuperación del mismo a través del arrendamiento financiero.

  Tipos de subsidio habitacional: Requisitos y opciones disponibles en 2023

Nota: el análisis para el leaseback suele ser más flexible que para un crédito convencional. Además, la opción de compra se puede ceder, lo cual permite que al final del período o contrato, el activo fijo esté nuevamente a disposición de su dueño original.

¿Cuáles son los beneficios y desventajas del leaseback?

El leaseback presenta ciertos beneficios y desventajas en comparación con otras formas de financiamiento. Estos son:

  • Facilita la obtención de liquidez inmediata al liberar activos fijos. Esta operación simple permite convertir tanto muebles como inmuebles en dinero rápidamente para la empresa. De esta forma, el vendedor recibe una inyección de capital mientras mantiene el activo en su patrimonio y lo utiliza para generar ingresos en su actividad económica.
  • No requiere de complicados trámites burocráticos.
  • El plazo de pago puede fluctuar entre 12 y 72 meses, lo que lo convierte en una opción de financiamiento a largo plazo.
  • El monto a financiar puede alcanzar entre el 70% y 90% del valor de los activos, ya sean muebles o inmuebles.
  • Existe la posibilidad de adquirir el activo al finalizar el contrato.
  • Los activos vendidos y arrendados son inembargables, lo que brinda seguridad financiera y baja exposición al riesgo.
  • El leaseback no afecta los niveles de deuda ya que no se considera un préstamo o crédito.
  • Los activos utilizados en el leaseback no pueden ser utilizados como garantía en otras operaciones financieras, como préstamos, ya que no son propiedad de la empresa.
  • No todos los activos son adecuados para una operación de leaseback, ya que factores como la antigüedad, el estado de conservación y el valor del activo influyen en la decisión de las entidades financieras de celebrar este tipo de contratos.
  • Aunque el activo esté siendo arrendado, la empresa debe asumir los costos de mantenimiento, reparaciones e incluso la pérdida total del activo.
  ¿Puedo tener dos créditos hipotecarios? Requisitos y solicitudes

En resumen, el leaseback de activos brinda a las empresas una herramienta financiera para convertir sus activos fijos en capital de trabajo al venderlos y arrendarlos por un tiempo determinado, con la posibilidad de adquirirlos al finalizar el contrato de arrendamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio